Calderón de la Barca 54 2 d San Vicente del Raspeig 03690 Alicante- España
965992104

INTOLERANCIA A LA LACTOSA

Por qué existe la intolerancia a la lactosa

Un 70% de la población mundial es intolerante a la lactosa. Esto es así porque el ser humano, a lo largo de su evolución de millones de años, nunca necesitó digerir la leche. Era cazador y hasta que no se hizo pastor y ganadero, no empezó a ordeñar vacas. Esto ocurrió hace relativamente poco en términos de evolución, hace 11.000 años.

Fue en Europa del Norte y hacia los Balcanes, donde el hombre comenzó a consumir leche, pudo fermentarla (la fermentación reduce el contenido en lactosa, por convertirla en ácido láctico), pero también la consumió cruda. Este hecho produjo una adaptación del organismo (una alteración genética) y una selección natural de individuos capaces de digerir la lactosa por estar mejor nutridos y mejorar su supervivencia. Y así el ser humano fue evolucionando hacia la tolerancia del adulto a la leche. Los europeos somos los que mejor toleramos la leche, porque somos los que más tiempo llevamos consumiendola.

Después de la lactancia el ser humano sufre de forma espontánea una disminución progresiva de la lactasa. La cantidad de lactasa que persiste tras esta regulación, determinará nuestra tolerancia a los productos lácteos.

Intolerancia a la lactosa: debemos de evitar el consumo de productos lácteos

Desde el punto de vista nutricional, no es recomendable eliminar el consumo de leche y lácteos. Los lácteos son los alimentos más concentrados en calcio. Una persona adulta necesita 1000-1500mg de calcio para mantener un correcto estado de salud ósea. La ingesta de calcio a edades tempranas, especialmente en niñas, aporta protección adicional frente la osteoporosis después de la menopausia.

Las personas que tienen molestias digestivas con la leche y otros lácteos, disminuyen su consumo, pero el consumo de lácteos produce una adaptación del organismo aumentando en cierta medida la tolerancia a los mismos.

Podemos entonces buscar la forma de eliminar los síntomas molestos del consumo de lácteos, buscar los lácteos tolerados y consumirlos dentro de una alimentación variada para mantener un correcto estado de salud.

Cómo consumir lácteos evitando las molestias digestivas

Lo que toleramos peor son cantidades altas tras una comida, más de 12 gramos de lactosa, lo que equivale a un vaso entero de leche. Hemos de pensar que el intolerante a la lactosa, tolera una cierta cantidad por lo que una forma de disminuir los síntomas es repartir el consumo de lactosa durante el día y reducir la ración a un tamaño que toleremos.

Los lácteos no fermentados contienen más cantidad de lactosa y por esto su consumo ha de ser menor. Contienen lactosa las leches de mamíferos, como vaca, cabra, oveja, búfala, entre otras. La leche en polvo, evaporada, condensada o concentrada, contienen más lactosa.

Uno de los avances mas positivos de la tecnología alimentaria es la fabricación de leche sin lactosa.

La leche sin lactosa

¿Puede tomar un intolerante a la lactosa un vaso entero de leche sin lactosa ? La respuesta es sí.

¿Tendrá síntomas negativos, dolor abdominal, acidez? No.

¿Porque puedo estar seguro de esto? Porque la lactosa ya no está presente en la leche, está desdoblada en sus dos azúcares simples: la galactosa y la glucosa. Estos azúcares le dan a la leche sin lactosa un ligero sabor dulce.

¿Cuales son los beneficios de la leche sin lactosa?. Nos permite un consumo regular de leche . Elimina los síntomas asociados al consumo de leche en las personas que no toleran bien la lactosa.

Aunque beneficios como tal considero que no tiene ninguno el consumo de lácteos para ninguna de las edades, salvo la leche materna en la edad de lactancia 

Consumo de yogur y quesos en los intolerantes a la lactosa

El yogur se tolera mejor porque la fermentación reduce la lactosa a la mitad y además los cultivos de bacterias que se utilizan en la fermentación, ayudan a fermentar la lactosa presente.

Si tenemos una intolerancia alta, también existen yogures sin lactosa en el mercado.

Quesos

Se toleran mejor porque su digestión es más lenta y porque tienen menos lactosa si son quesos curados (fermentados).

Alimentos precocinados, pasteles, helados…

Es recomendable leer el etiquetado de los alimentos preparados o precocinados porque pueden llevar en su composición, lactosa, leche en polvo, leche, suero lácteo, nata. Algunos yogures, sobretodo desnatados llevan leche en polvo añadida para mejorar la textura, estos yogures contienen más lactosa.

DIAGNOSTICO

Test espirado en el aliento

Es el método más utilizado actualmente para medir la mala digestión de la lactosa, aunque presenta sus limitaciones de aplicación cuando se quiere utilizar en niños de menos de 4-5 años. Al paciente se le suministra una solución con lactosa (25-50g de lactosa en 200-400ml de agua) y a intervalos posteriores de tiempo de 15 minutos se le hace soplar unas bolsas herméticas/instrumento indicador/probetas de donde se recogen muestras. Cuando los azúcares no digeridos son transportados al intestino grueso, las bacterias presentes allí lo utilizarán como alimento y crearán hidrógeno como producto de desecho. El hidrógeno es absorbido por el caudal de sangre y expedido por la respiración. El hidrógeno detectado en la respiración indica que el azúcar ha entrado en el intestino grueso no habiendo sido bien absorbido en el intestino delgado. Se debe constatar un aumento del hidrógeno H2 en la respiración tras la ingesta de la lactosa superior a 20ppm para indicar una digestión deficiente. Esta prueba también se realiza valorando además la presencia de Metano C4 para evitar así posibles falsos negativos (especialmente en personas a les que su flora intestinal no produce hidrógeno cómo reacción), y en este caso el incremento detectado tras la ingesta de lactosa debe ser superior a 12ppm

Test genético

La deficiencia primaria de lactasa (LNP) tiene una determinación genética. Estudios recientes en estes sentido establecen que la actividad de la lactasa está asociada a la presencia de dos polimorfismos identificados en el gen MCM6. Este método consiste en extraer y amplificar el ADN de una muestra -de sangre o saliva del paciente- , continuando con un protocolo de hibridación en tira para así detectar la presencia de unos determinados genotipos: Los individuos portadores del genotipo CC del polimorfismo C/T 13910 y el genotipo GG del polimorfismo G/A 22018 presentan hipolactasia primaria. El resultado práctico final son una serie de bandas coloreadas sobre una tira que se interpretan con ayuda de una plantilla. El resultado proporciona al especialista información sobre la predisposición genética a sufrir deficiencia primaria de lactasa o LNP

Test de Gaxilosa

 

Este reciente método permite medir la digestión de la lactosa. El diagnóstico se basa en la administración oral de una baja dosis de Gaxilosa (nombre químico 4 galactosil-xilosa), un disacárido sintético análogo a la lactosa que es hidrolizado por la lactasa intestinal en galactosa y xilosa llegando esta última a la orina. La cantidad de xilosa detectada en orina es proporcional al nivel de actividad de la lactasa intestinal, por lo que puede usarse esa cifra para medir la maldigestión de la lactosa y ayudar en el diagnóstico de la hipolactasia adquirida o primaria. Si la cantidad de xilosa excretada en toda la orina -acumulada durante las cinco horas posteriores-, es menor de 19,18 mg, el paciente es hipolactásico. Es una medida directa de la actividad lactasa con una muy baja dosis de azúcar que no suele provocar molestias durante la prueba

 

ESCRIBENOS