Calle Castalla, 2, 03440 Ibi, Alicante, España
965992104

La mayoría no engorda porque quiere

ENFERMEDADES METABÓLICAS

Una de las funciones más importantes de la microbiota intestinal es la de contribuir a la digestión de alimentos para obtener energía. En los sujetos obesos se ha descrito una mayor recuperación energética de los alimentos, ya que su microbiota utiliza rutas metabólicas alternativas que son capaces de degradar hidratos de carbono indigeribles (fibras). La implicación de la microbiota en esta enfermedad se ha demostrado en modelos animales, en pacientes y en gemelos monocigóticos, donde se ha observado una disminución de la densidad del filo Bacteroidetes, y por tanto una alteración del cociente Firmicutes/ Bacteroidetes. Determinadas especies se asocian con fenotipos delgados, y se cree que confieren un papel protector frente a la obesidad. Es el caso de Akkermansia muciniphila, a la que se atribuye la regulación del tránsito intestinal, la disminución de la resistencia a la insulina, el aumento de la actividad metabólica, y del metabolismo lipídico. Recientemente, se ha podido reproducir el fenotipo obeso o delgado en ratones tras la implantación de sendas microbiotas mediante transferencia fecal. Estos experimentos demuestran la importancia de un correcto establecimiento de la microbiota en las primeras etapas de la vida. También se sospecha que el uso de antibióticos antes de los 6 meses de vida puede contribuir al desarrollo de obesidad en la etapa adulta. Por el contrario, la administración perinatal de Lactobacillus rhamnosus GG se ha asociado con una menor ganancia de peso durante la infancia.

La diabetes tipo 2 es un desorden complejo que pre senta elementos genéticos y ambientales. Actualmente, es un importante problema de Salud Pública en el mundo, y se sospecha que la microbiota intestinal también puede ser un factor importante. Los individuos con diabetes tipo 2 presentan pequeñas diferencias en la composición de su microbiota frente a los controles, pero se ha demostrado que tienen una importante reducción de bacterias productoras de butirato. Por el momento se considera que la patof isiología de esta enfermedad se relaciona más con una disbiosis funcional que con la alteración en la composición de la microbiota.

 

 

 

=====================================

SUGERENCIA DE CITACIÓN: Alarcón Cavero T, D’Auria G, Delgado Palacio S, Del Campo Moreno, R, Ferrer Martínez, M. Microbiota. 59. Del Campo Moreno R (coordinadora). Procedimientos en Microbiología Clínica. Cercenado Mansilla E, Cantón Moreno R (editores). Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (SEIMC). 2016. AVISO: Reservados todos los derechos. Los documentos SEIMC o cualquiera de sus partes no podrán ser reproducidos, almacenados, trasmitidos, distribuidos, comunicados públicamente o transformados mediante ningún medio o sistema sin la previa autorización de sus responsables, salvo excepción prevista por la ley. Cualquier publicación secundaria debe referenciarse incluyendo “Este documento ha sido elaborado por la SEIMC (Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica) y su contenido puede encontrase en la página web www.seimc.org”

Leave a comment

ESCRIBENOS