Calderón de la Barca 54 2 d San Vicente del Raspeig 03690 Alicante- España
965992104

DIETA ADECUADA

La dieta  adecuada para cada paciente y patología de las varias que tratamos en nuestra unidad, es un apoyo y uno de los pilares fundamentales en el tratamiento regenerativo y metabólico de la mayoría de enfermedades

Es necesario entender que somos animales, y como tales contamos con un código genético de millones de años de antigüedad, adaptado y preparado para nutrirse y sobrevivir en las condiciones en las que en aquellos tiempos nos manejábamos

La gran evolución del hombre y la civilización, y ni que hablar en los últimos años con la revolución industrial, genero un gran cambio de hábitos alimentarios, pero nuestro genoma sigue funcionado como el del hombre de las cavernas

Estos cambios adaptativos que hemos realizado y que son modificables es lo que llamamos epigenetica, la base de la mayoría de las enfermedades del mundo moderno se centran en este desfasaje entre el habito y los genes

Pero es posible desde la epigenetica y la adecuación de los hábitos, prevenir o detener la expresión de determinados genes que dan lugar a enfermedades importantes que nos están llevando a la muerte como  la diabetes o el cáncer

¿A todo esto no nos ayuda en lo más mínimo la industria alimentaria, porque como tal como industria no  fabrica para comer sino para vender, y que quiero decir con esto?

Quiero decir que lamentablemente la industrialización de la alimentación nos está matando lentamente, el consumo de aditivos, conservantes, colorantes, y los temidos y famosos e(xxx) en Europa que son los códigos de los aditivos alimenticios, donde incluyen sulfitos, glutamato monosodico, entre otros mejoradores del sabor, junto a la “fórmula química de la felicidad” que es la combinación de grasas hidrogenadas con azucares simples como por ejemplo el jarabe de fructosa o el jarabe de glucosa, que no son más que nombres que detrás esconden al azúcar, genera en el cerebro una estimulación química similar y en el mismo área que la que produce el consumo de cocaína, pero con la diferencia que esta combinación o bien en azúcar sencillamente sin grasa genera mayor  poder adictivo que la propia cocaína

Luego de ofrecer ambas opciones por un determinado tiempo a animales de laboratorio y colocarles las dos opciones los ratones se declinan al consumo de azúcar y no de cocaína

La información disponible ha permitido identificar comportamientos propios de adictos a las drogas en quienes consumen mucha azúcar. Atracones (ingesta exagerada del componente), ansiedad, tolerancia (entre más se consume, más se necesita para sentir los efectos) o síntomas de abstinencia. “consumir azúcar produce efectos similares a consumir cocaína, alterando el estado anímico, posiblemente por su capacidad para crear activar el sistema de recompensas del cerebro y los centros de placer, llevando a una búsqueda de más azúcar”

En toma de imágenes cerebrales donde se demuestra la estimulación del área cerebral ante el consumo de ambas sustancias, son las mismas áreas que se estimulan ante el consumo de azúcar como de drogas altamente adictivas, siendo el área que llamamos de la recompensa o el placer

Si comparamos un cerebro normal, el de un obeso y el de un adicto a cocaína, el cerebro normal contiene mucha más cantidad de la sustancia resaltada de color rojo (vea la imagen), la llamada dopamina. Esta sustancia química se produce en la parte del cerebro que asociada con la recompensa.

Cuando alguien experimenta una recompensa –por ejemplo, mientras come una comida especialmente sabrosa– el nivel de dopamina alcanza su máximo. Para los adictos, se trata de todo lo contrario: este pico de dopamina solo llega en la anticipación de la recompensa, en lugar de con la propia recompensa real. Más tarde, una vez que se consigue, los efectos son débiles porque el cerebro ha sido inundado con la dopamina

 

El 90% de los productos  que podemos encontrar en grandes superficies contienen azúcar añadida o algún producto relacionado a ella así sea que hablemos de una pizza una salsa o hamburguesa, las hamburguesas de las conocidas casas americanas tienen la misma cantidad de azúcar que dos flanes con nata, sin contar la que contiene el refresco

Un niño de 6 años ya ha consumido más azúcar que su bisabuelo a los 85 años, el proceso de industrialización incorpora azúcar para generar sensación de placer, lo combina con glutamato monosodico que inhibe la sensación de  saciedad, mas allá de poder tener efectos carcinogénicos  directos, estas combinaciones químicas hacen que el cerebro consuma sin saber lo que consume ni sin  tener el registro de la cantidad consumida

¿Y todo esto es legal? si

lo que es inentendible es ver las plantas de oncología cada vez más llenas o las enfermedades crónicas degenerativas y escuchar que la gente le culpa a la wuifi o a la ingeniería espacial, cuando su propio destino  y el de sus hijos que tanto ama lo está escribiendo 5 veces al día con cada comida que realiza.

Que es innegable su relación con la epidemia de obesidad y los altos índices de diabetes infantil. Una y otra vez, médicos y científicos lanzan flechas a una industria millonaria que, sólo en 2016, movió 165 millones de toneladas de producto.

ESCRIBENOS