Calle Castalla, 2, 03440 Ibi, Alicante, España
965992104

FIBRAS SI O NO? SOLUBLES O INSOLUUBES? CUAL PARA DIARREA Y CUAL PARA ESTREÑIMIENTO

FIBRAS SI O NO? SOLUBLES O INSOLUUBES? CUAL PARA DIARREA Y CUAL PARA ESTREÑIMIENTO

 

REVISIÓN BIBLIOGRAFICA DR. FERNANDO RUGER VIARENGO

 

FIBRAS

Los factores mayoritarios de la fibra son los hidratos de carbono complejos y la lignina, aunque nuevos productos pueden ser, en el futuro, incluidos en el concepto de fibra. Las fibras dietéticas alcanzan el intestino grueso y son atacadas por la microbiota  colónica, dando como productos de fermentación ácidos grasos de cadena corta, hidrógeno, dióxido de carbono y metano

Debido a los beneficios que pudieran derivarse de la manipulación de la microbiota  intestinal a través de la ingestión de algunos tipos de fibra, se abren unas espléndidas perspectivas en investigación, que probablemente se traduzcan en nuevas y más concretas recomendaciones en los próximos años.

No existe una definición universal ni tampoco un método analítico que mida todos los componentes alimentarios que ejercen los efectos fisiológicos de la fibra. Según Rojas Hidalgo, “la fibra no es una sustancia, sino un concepto, más aun, una serie de conceptos diferentes en la mente del botánico, químico, fisiólogo, nutriólogo o gastroenterólogo” Tras la definición de Trowel se han considerado fibras dietéticas a los polisacáridos vegetales y la lignina, que son resistentes a la hidrólisis por los enzimas digestivos del ser humano

La fibra dietética incluye polisacáridos, oligosacáridos, lignina y sustancias asociadas de la planta. Las fibras dietéticas promueven efectos beneficiosos fisiológicos como el laxante, y/o atenúa los niveles de colesterol en sangre y/o atenúa la glucosa en sangre”. Una definición más reciente , añade a la definición previa de fibra dietética el concepto nuevo de fibra funcional o añadida que incluye otros hidratos de carbono absorbibles como el almidón resistente, la inulina, diversos oligosacáridos y disacáridos como la lactulosa. Hablaríamos entonces de fibra total como la suma de fibra dietética más fibra funcional.

 

POLISACÁRIDOS NO ALMIDÓN

Los polisacáridos son todos los polímeros de carbohidratos que contienen al menos veinte residuos de monosacáridos. El almidón digerido y absorbido en el intestino delgado es un polisacárido, por ello se utiliza el término polisacáridos no almidón para aquellos que llegan al colon y poseen los efectos fisiológicos de la fibra.

Podríamos clasificarlos en

  • Celulosa
  • β-glucanos
  • hemicelulosas
  • pectinas y análogos
  • gomas y mucílagos

 

  • Celulosa: Compuesto más abundante de las paredes vegetales. • Fuentes: verduras, frutas, frutos sexos y cereales (salvado).
  • β-Glucanos: Fuente: vegetales
  • Hemicelulosa: Se encuentran asociados a la celulosa como constituyente de las paredes. • Fuente: Vegetales y salvado
  • Peptina y análogos: Se encuentran en la laminilla media de la pared de las células vegetales • Fuente: Cítricos y la manzana.
  • Gomas: Provienen de la transformación de polisacáridos de la pared celular (traumatismo). • Fuente: Arábiga, karaya, tragacanto, gelana.
  • Algarrobo y guar (conceptualmente no son gomas auténticas).
  • Mucílagos: Constituyentes celulares normales y con capacidad de retención hídrica. • Fuente: Semillas del plántago, flores de malva, semillas de lino y algas.

OLIGOSACÁRIDOS RESISTENTES

Hidratos de carbono con un nivel de polimerización menor, tienen de tres a diez moléculas de monosacáridos. Se dividen en fructooligosacáridos (FOS) e inulina, galactooligosacáridos (GOS), xilooligosacáridos (XOS), isomaltooligosacáridos (IMOS)

Ligninas No es un polisacárido sino polímeros que resultan de la unión de varios alcoholes fenilpropílicos; contribuyen a dar rigidez a la pared celular haciéndola resistente a impactos y flexiones. La lignificación de los tejidos también permite mayor resistencia al ataque de los microorganismos. La lignina no se digiere ni se absorbe ni tampoco es atacada por la microbiota bacteriana del colon. Una de sus propiedades más interesantes es su capacidad de unirse a los ácidos biliares y al colesterol retrasando o disminuyendo su absorción en el intestino delgado

 

  • Fructooligosacáridos (FOS): – Levanos. Fuente: producido por bacterias.
  • Inulina (contiene más de 10 monomeros) Fuente: Achicona, cebolla, ajo, alcachofa.
  • Galactooligosacáridos (GOS): – Fuente: leche de vaca, legumbres.
  • Xigooligosacáridos (XOS): – Fuente: frutas, verduras, miel y leche.
  • Isomaltosoligosacáridos (IMOS): – Fuente: salsa de soja, sake, miel

 

SUSTANCIAS ASOCIADAS A POLISACÁRIDOS NO ALMIDÓN

 

Poliésteres de ácidos grasos e hidroxiácidos de cadena larga y fenoles. Los más importantes son la suberina y la cutina. Se encuentran en la parte externa de los vegetales, junto con las ceras, como cubierta hidrófoba . Almidones resistentes Son la suma del almidón y de sus productos de degradación que no son absorbidos en el intestino delgado de los individuos sanos . Se dividen en cuatro tipos: –

Tipo 1 o AR1 (atrapado): se encuentran en los granos de cereales y en las legumbres. –

Tipo 2 o AR2 (cristalizado): no puede ser atacado enzimaticamente si antes no se gelatiniza. Sus fuentes son las patatas crudas, plátano verde y la harina de maíz.

Tipo 3 o AR3 (retrogradado): almidón que cambia su conformación ante fenómenos como el calor o el frío.

Al calentar el almidón en presencia de agua se produce una distorsión de las cadenas polisacáridos adquiriendo una conformación al azar, este proceso se denomina gelatinización. Al enfriarse comienza un proceso de recristalización, llamado retrogradación. Este fenómeno es responsable por ejemplo del endurecimiento del pan. Sus fuentes son pan, copos de cereales, patatas cocidas y enfriadas y alimentos precocinados.

Tipo 4 o AR4 (modificado): almidón modificado químicamente de forma industrial. Se encuentra en los alimentos procesados como pasteles, aliños industriales y alimentos infantiles. Estudios recientes señalan que la cantidad de almidón que alcanza el intestino grueso puede ser de 4 a 5 g/día, aunque en países donde la ingesta de hidratos de carbono es mayor, esta cantidad puede ser más elevada. Este almidón se comporta en el colon como un sustrato importante para la fermentación bacteriana colónica

HIDRATOS DE CARBONO SINTÉTICOS

Son hidratos de carbono sintetizados artificialmente pero que tienen características de fibra dietética. Serían:

  • Metilcelulosa, Carboximetilcelulosa, Hidroximetilpropilcelulosa y otros derivados de la celulosa.
  • Curdlan, Escleroglucano y análogos.
  • Oligosacáridos sintéticos.

FIBRAS DE ORIGEN ANIMAL

Sustancias análogos a los hidratos de carbono que se encuentran principalmente en alimentos de origen animal. Serían:

  • Quitina y Quitosán: forman parte del esqueleto de los crustáceos y de la membrana celular de ciertos hongos.
  • Colágeno.
  • Algunas sustancias que pueden ser incluidas como fibra dietética pero que todavía resultan controvertidas serían:
  1. polioles no absorbibles (manitol, sorbitol);
  2. algunos disacáridos y análogos no absorbibles;
  3. algunas sustancias vegetales (taninos, ácido fítico, saponinas)

 

TIPOS DE FIBRAS 

 

SOLUBLE

Las fibras solubles en contacto con el agua forman un retículo donde queda atrapada, originándose soluciones de gran viscosidad. Los efectos derivados de la viscosidad de la fibra son los responsables de sus acciones sobre el metabolismo lipídico, hidrocarbonado y en parte su potencial anticarcinogénico

Ejemplos son: Goma Guar parcialmente hidrolizada al 5%, psylium o también llamado plantago, algunas frutas verduras, aunque suelen tener de ambos tipos, el platano y la manzana tienen buena proporción de fibra soluble, la avena , las nueces, la pectinas, los mucilagos como los que genera el remojo de algunas semillas como lino, su efecto es debido a que   atrae el agua y se convierte en gel durante la digestión. Esto lentifica el proceso digestivo, por eso se indica  en diarreas, aunque también es verdad que es  más fermentativa, y se debe incorporar en cierta etapa del tratamiento y en forma muy gradual probando la tolerancia

INSOLUBLE

Lo contienen por ejemplo el salvado de trigo, cereales integrales, se indica  para estreñimiento son menos fermentativos  que la fibra soluble

Por otro lado, los cereales integrales o los derivados de ellos, las frutas enteras, las legumbres, las verduras y las hortalizas en estado crudo y los frutos secos son alimentos que aportan altas cantidades de fibra insoluble.

Las fibras insolubles o poco solubles son capaces de retener el agua en su matriz estructural formando mezclas de baja viscosidad; esto produce un aumento de la masa fecal que acelera el tránsito intestinal. Es la base para utilizar la fibra insoluble en el tratamiento y prevención de la constipación crónica

 

FERMENTABILIDAD DE LA FIBRA

Es probablemente la fermentabilidad, la propiedad más importante de un gran número de fibras, ya que de ella derivan multitud de efectos tanto locales como sistémicos. La fermentabilidad está bastante relacionada con la solubilidad de cada fibra

Este proceso de digestión se produce en condiciones anaerobias, por lo que se denomina fermentación. En el colon se dan fundamentalmente dos tipos de fermentación: fermentación sacarolítica y fermentación proteolítica

Los polímeros de glucosa son hidrolizados a monómeros por acción de las enzimas extracelulares de las bacterias del colon. El metabolismo continúa en la bacteria hasta la obtención de piruvato, a partir de la glucosa, en la vía metabólica de Embdem-Meyerhoff. Este piruvato es convertido en ácidos grasos de cadena corta (AGCC): acetato, propionato y butirato

La fermentación proteolítica produce derivados nitrogenados como aminas, amonio y compuestos fenólicos algunos de los cuales son carcinogénicos

Todos los tipos de fibra, a excepción de la lignina, pueden ser fermentadas por las bacterias intestinales, aunque en general las solubles lo son en mayor cantidad que las insolubles

La celulosa tiene una capacidad de fermentación entre el 20 y el 80%; la hemicelulosa del 60 al 90%; la fibra guar, el almidón resistente y los fructooligosacáridos tienen una capacidad del 100%. El salvado de trigo sólo el 50%.

Por otra parte, la propia fibra, los gases y los AGCC generados durante su fermentación, son capaces de estimular el crecimiento del número de microorganismos del colon.

Se estima que la ingesta regular de 20 gramos/día de goma guar (muy fermentable) incrementaría en un 20% el peso de las heces, con la ventaja del efecto masa y anticarcinogénico que esto supone.

La ingestión de fructooligosacáridos (fibra funcional) puede multiplicar por diez la representación numérica de las bifidobacterias, en lo que se ha denominado efecto prebiótico: “componentes no digeribles de la dieta que resultan beneficiosos para el huésped porque producen el crecimiento selectivo y/o la actividad y/o de una o un número limitado de bacterias del colon”.

Ciertos géneros bacterianos como Bifidobacterium y Lactobacillus se han asociado con efectos beneficiosos para la salud. Las bifidobacterias liberan grandes cantidades de ácido láctico que disminuye el pH colónico, controla el crecimiento de bacterias perjudiciales y ayuda al huésped a eliminar el amonio tóxico. También produce vitaminas, principalmente del grupo B

Otras bacterias como Escherichia colli, Klebsiella, Fusobacterium, Bacterioides y Clostridium son potencialmente patógenos por ser proteolíticos y producir toxinas

En voluntarios sanos, la suplementación con 15 g/día de inulina o fructooligosacáridos (FOS) de una dieta controlada durante dos semanas, produjo un incremento significativo de bifidobacterias en heces, mientras disminuyó la producción de Bacterioides, Clostridium y Fusobacterias

Los ácidos grasos de cadena corta se absorben rápidamente en más del 90% por el colonocito (en su forma protonada) por lo que también se acompaña de una importante absorción de sodio y agua, lo que disminuye la diarrea que se asocia a la mala absorción de carbohidratos. El orden de utilización de los AGCC por el colonocito es butirato > acetato > propionato

El butirato es rápidamente utilizado por los colonocitos, metabolizándose hasta CO2, cuerpos cetónicos y agua. Es su principal fuente de energía, estimula la producción de moco, la absorción de iones y la formación de bicarbonato. Asimismo el butirato ejerce acciones antiinflamatorias especificas en el colon, disminuyendo la producción de algunas citoquinas proinflamatorias (TNF), modulando la actividad del factor de trascripción NF-êB

Por otra parte se sabe que el butirato puede actuar como regulador de la expresión de genes involucrados en la proliferación y diferenciación del colonocito, siendo distinta esta estimulación según sean células normales o neoplásicas. El butirato inhibe específicamente la proliferación del compartimiento superficial de las criptas colónicas, que es considerado un fenómeno paraneoplásico

La fibra insoluble, poco fermentable, es la que aumenta en mayor grado la masa fecal debido a los restos de fibra no digeridos y a su capacidad para retener agua. La fibra soluble, y en general fermentable, aumenta la biomasa bacteriana y la retención de agua. El aumento del volumen fecal y el consiguiente estiramiento de la pared intestinal, estimulan los mecanoreceptores y se producen los reflejos de propulsión y evacuación. Las sales biliares y los ácidos grasos de cadena corta también estimulan la motilidad y aceleran el tiempo de tránsito intestinal. Los gases producidos en la fermentación aumentan la masa fecal al quedar atrapados en el contenido intestinal e impulsan la masa fecal al actuar como bomba de propulsión. En caso de estreñimiento severo la fibra puede ser a veces contraproducente, como en pacientes con lesiones de médula espinal o tránsito especialmente lento. Según recientes estudios la recomendación de la fibra para el estreñimiento sería un Nivel de recomendación: A

La fibra altamente fermentable, con la producción de AGCC, implica que al ser absorbidos se arrastre también sodio y agua. Esto se ha demostrado útil en los casos de diarrea, contribuyendo así mismo al mantenimiento de la función de barrera intestinal. En ocasiones, con la toma de antibióticos, se rompe el equilibrio entre los diferentes tipos de bacterias del intestino causando un descenso de los lactobacilos y bifidobacterias. Éstos son los que protegen de la colonización por patógenos, produciéndose infecciones por gérmenes oportunistas (fundamentalmente Clostridium difficile) provocando diarrea. Parece que el asociar a la dieta fibra fermentable, esencialmente FOS e inulina, juega un papel importante a la hora de controlar este tipo de diarrea

 

Referencias 1. Burkitt DP, Walker ARP, Painter NS: Dietary fibre and disease. JAMA 1974; 229:1068-1074. 2. Rojas Hidalgo E: La fibra dietética. Rojas Hidalgo E, editor. Los carbohidratos en nutrición humana. Madrid. Aula Médica, 1994; 121-137. 3. Trowell H, Southgate DA, Wolever TMS, Lead SAR, Gassul MA y Jenkins DJA: Dietary fibre redefined. Lancet 1976, i:967 (letter). 4. Dietary Reference Intakes. Proposed definition of dietary fibre. Washington, DC: National Academy Press; 2001. 5. Ha MA, Jarvis MC, Mann JL: A definition for dietary fibre. Eur J Clin Nutr 2000; 54:861-864. 6. Mateu de Antocio X: La fibra en la alimentación. Farmacia hospitalaria 2004 nº 3. 7. Englyst HN, Cummings JH: Non-starch polysacharides (dietary fibre) and resistants starch. Adv Exp Med Biol 1990; 270:205-225. 8. García Peris P, Álvarez de Frutos V: Fibra y salud. Nutrición y obesidad 2000; 3:127-135. 9. Kin Y-I: Aga technical review: Impacto of dietary fiber on colon cancer occurrence. Gastroenterology 2000; 118:1235- 1257. 10. Mataix J, Gassull MA: Fibra alimentaria. Mataix J (ed.): Nutrición y alimentación humana. Ergon. Madrid, 2002: 119-137. 11. Zarzuelo A, Gálvez J: Fibra dietética. Gil Hernández A (ed.) Tratado de Nutrición. Acción Médica 2005: 336-368. 12. Sastre Gallego A: Fibra y prebióticos: conceptos y perspectivas. Gastroenterol Hepatol 2003; 26(Supl.):6-12. 13. García Peris P, Bretón Lesmes I, De la Cuerda Compes C, Camblor Álvarez M: Metabolismo colónico de la fibra. Nutr Hosp 2002; 17(Supl. 2):11-16. 14. Bouhnik Y, Flourié B, Rottot M: Effects of frutooligosacharides ingestion on fecal bifidobacteria and selected metabolic indexes of colon carcinogenecis in healthy humans. Nutr Cance 1996; 26:21-29. 15. Gibson GR, Roberfroid MB: Dietary modulation of the human colonic microbiota: Introducing the concept of prebiotics. J Nutr 1995; 125:1401-1412. 16. Gibson GR: Fibre and effects on probiotics (the prebiotic concept). Clin Nutr 2004; 23(Supl. 2). 17. Hartemink R, Van Laere KMJ, Rombouts FM: Growth of enterobacteria on fructo-oligosacharides. J Appl Microbiol 1997; 83:367-374. 18. Nelson JL, Alexander JN, Gianotti L, Chalk CL y Pilas T: Influence of dietary fiber on microbial growth in vitro and bactecial translocation after burn injury in mice. Nutrition 1994; 10:32-36. 19. Gibson GR, Beatty ER, Wang X, Cumming JH: Selective simulation of bifidobacteria in the human colon by oligofructosa and inulin. Gastroenterology 1995; 108:975-982. 20. Musch MW, Bookstein C, Xie Y: SCFA increase interfinal Na absorption by induction of NHE3 in rat colon and human intestinal C2/bbe cells. Am J Physiol 2001; 280:G687-693. 21. Roediger We: The effect of bacterial metabolistes on nutrition and function of the colonic mucosa symbiosis between man and bacteria. Kasper H, Goebell H: Falk Symposium 32 (eds). Colon and nutrition. Lancaster: MTP Press Limited, 1982: 11- 24. 22. Inan HS, Rasoulpour RJ, Yin L, Hubbard A, Rosenberg DM, Giordina C: The luminal short-chain fatty acid butyrate modulates NF-KB activity in a human colonic epithelial cell line. Gastroenterology 2000; 118:724-734. 23. Velázquez OC, Lederer HM, Rombeau JL: Butyrate and the colonocyte. Implications for neoplasia. Dig Dis Sci 1996; 41:727-739. 24. Velázquez OC, Zhon D, Seto RW: In vivo crypt surface hyperproliferation is decreased by butyrate and increased by deoxycholate in normal rat colon: associated in vivo affects on C-Fos and C-Jun expression. JPEN 1996; 20:243-250. 25. Souba W, Smith R,Wilmore D: Glutamine metabolism by the intestinal tract. JPEN 1985; 9:608-617. 26. Cherbut CH: Fibres alimentaires: que deviant l’hypothése de Burkitt? Cah Nutrition Diététique 1998; 33:95-104. 27. Trantwein EA, Kunath-Ran A, Erbersdobler HF: Increased fecal bile acid excretion and changes in the circulating bile acid La fibra dietética Nutr. Hosp. (2006) 21 (Supl. 2) 61-72 71 72 Nutr. Hosp. (2006) 21 (Supl. 2) 61-72 E. Escudero Álvarez y cols. pool are involved in the hypocholesterolemic and gallstonepreventive actions of psyllium in hamsters. J Nutr 1999; 129:896-902. 28. Gordon DT: Total dietary fibre and mineral absorption. Kritcheusky D, Bonfield C, Aderson JW (ed) Dietary fiber: chemistry, phybiology and health effects. New York: Plenum Press, 1990: 105-128. 29. Van den Henvel EGHM, Muys T, Van Dokkum W, Schaafsma G: Oligofructose stimulates calcium absorption in adolescents. Am J Clin Nutr 1999; 69:544-548. 30. Griffin IJ, Dávila PM, Abrams SA: Non-digestible oligosaccharides and calcium absorption in girls with adequate calcium intakes. Br J Nutr 2002; 87(Supl. 2): 187-191. 31. Van den Heuvel EGHM, Muijs T, Van Dokkum W, Sehaafsma G: Lactulose stimulates calcium absorption in postmenopausal women. J Bone Miner Res 1999; 14:1211-1216. 32. Van den Heuvel EGHM, Schotermen MHC, Muijs T: Transgalectooligosacharides stimulate calcium absorption in postmenopausal women. J Nutr 2000; 130:2938-2942. 33. Meier R, Gassull MA: Consensus recommendations on the effects and benefits of fibre in clinical practice. Clinical Nutrition Supplements 2004; 1:73-80. 34. Zopf D, Roth S: Oligosaccharides anti-infective agents. Lancet 1996; 347:1017-1021. 35. Szajewska H, Kotowska M, Arukowicz JZ, Armarska M, Mikotajczyk W: Efficacy of Lactobacillus GG in prevention of nosocomial diarrhea in infants. J Pediatr 2001; 138:361-365. 36. D’Sousa AL, Rajkumar CH, Cooke J, Bulpitt ChJ: Probiotics in prevention of antibiotic associated diarrhoea: meta-analysis. BMJ 2002; 324:1361-1370. 37. Roediger WE: The colonic epithelium in ulcerative colitis: an energy deficient disesase? Lancet 1980; 2:712-715. 38. Fernández-Bañares F, Hinojosa J, Sánchez-Lombraña JL: Randomized clinical trial of plantago ovata seeds (dietary fiber) as compared with mesalamine in maintaining remission in ulcerativi colitis. Am J Gastroenterol 1999; 94:427-433. 39. Kanauchi O, Suga T, Tochilara M: Treatment of ulcerative colitis by feeding with germinated barley foodstuff: first report of a multicenter open control trial. J Gastroenterol 2002; 37(Supl. 14):67-72. 40. Aldoori W: A prospective study of dietary fiber tipes and symptomatic diverticular disease in men. J Nutr 1998; 128:714-719. 41. Burkitt DP: Epidemiology of cancer of the colon and rectum. Cancer 1971; 28:3-13. 42. Rubio MA: Implicaciones de la fibra en distintas patologías. Nutr Hosp 2002; 17(Supl. 2):17-29. 43. Asano TK, Mateod RS: Fibra dietética para la prevención de carcinomas y adenomas colorrectales. Biblioteca Cochrane Plus, número 4, 2005. 44. Export Panel on Detection, Evaluation, and Treatment of High Blood Cholesterol in Adults. Executive Summary of the Tird Report of the National Cholesterol Education Program (NCEP). Expert Panel on Detection, Evaluation and Treatment of High Bool Cholesterol in Adults (adult treatment Panel III). JAMA 2001; 285:2486-2497. 45. Pereira MA, O’Reilly E, Augustsson K y cols.: Dietary fibre and risk of coronary heart disease; a pooled analysis of cohort studies. Arch Intern Med 2004; 164:370-376. 46. Eckel RA, Grundy SM, Zimmet PZ: The metabolic syndrome. Lancet 2005; 365:1415-1428. 47. Gómez Candela C, De Cos AI, Iglesias C: Fibra y nutrición enteral. Nutr Hosp 2002; 17(Supl. 20): 30-40. 48. Hofman Z, Van Drunen JDE, De Later C, Kuipers H: The effect of different nutritional feeds on the postprandial glucose responce in healthy volunteers and patiens with type II diabetes. Eur J Clin Nutr 2004; 58:1553-1556. 49. Del Olmo D, López del Val T., Martínez de Icaya P y cols.: La Fibra en nutrición enteral: revisión sistemática de la literatura. Nutr Hosp 2004; 19(3):167-174. 50. Shirabe K, Matsuma T, Shimada M Y: A corporation of parenteral hyperalymentación and early enteral feeding regarding systemic immunity after major hepatic resection- the results of a randomized prospective study. Hepato-Gastroenterology 1997; 44:205-209. 51. Bengmark S: Gut microbial ecology in critical illness: is there a role for pre-, pro-, and synbiotics. Current Opinion in clinical Nutrition and metabolic Care 2002; 8:145-151. 52. Bengmark S, Ortiz de Urbina JJ: Nutrición enteral: pasado y futuro. Nutr Hosp 2004; 19(2):110-120. fuenteE. Escudero Álvarez y P. González Sánchez Unidad de Dietética y Nutrición. Hospital La Fuenfría. Madrid.

Port Relacionados

Leave a comment

ESCRIBENOS