UMEBIR. Unidad de Medicina Bioregenerativa

Los baños osmóticos que ofrecemos en nuestro instituto de Medicina Bioregenerativa son sesiones en los que el paciente se sumerge en una inmersión de solución de sales de Himalaya, sales del Atlantico y Agua osmotizada.

El agua osmotizada  es agua libre de sustancias potencialmente nocivas como pueden ser el cloro, el plomo, el flúor, el calcio, el magnesio, el mercurio, los nitratos, entre otros elementos, gracias al uso de una tecnología altamente avanzada en sistemas de tratamiento de agua.

La sal del Himalaya es la más pura, benéfica y libre de contaminantes que encontramos en la Tierra. Es conocida como “el oro blanco” por su contenido en iones de luz. Es una sal proveniente de las montañas con ese nombre  en Nepal.  Contiene los 84 elementos naturales que encontramos en el cuerpo humano. A ello le debemos la cantidad de beneficios para la salud humana. Es muy rica en minerales y oligoelementos como el calcio, hierro, magnesio y potasio. Su color rosado proviene del hierro.

Las sales del Atlántico es rica en sales de magnesio y en partículas de flora marina como planctom y algas microscópicas.

Baños Osmóticos: la desintoxicación alternativa y natural

Cuando se toma un baño de sal los minerales y oligoelementos de la sal penetran  en la piel en forma de iones. Dicha estimulación produce un crecimiento natural de las células vivas del organismo. Se equilibran puntos débiles y el flujo de energía del cuerpo se activa.

Sumergirse en agua salada produce un fenómeno llamado ósmosis de forma que el agua de nuestro cuerpo sale arrastrando a través de los poros hacia el exterior toda clase de toxinas y sales minerales. Con lo que también la sal sale fuera del núcleo de las células y éstas se alcalinizan. Ésto determina un gradiente osmótico que provoca una extracción de los ácidos retenidos en el interior del organismo a través de la piel, ya que en el agua del baño hay más del doble de concentración salina, lo que favorece esa ósmosis para que se produzca esta vía de eliminación tan saludable.
 El organismo transpira eliminando anhídrido carbónico (CO2) a la vez que expulsa grasas, amoníaco y ácido úrico.  Todas esas fracciones ácidas que eliminamos a través de la piel con los baños osmoticos ya no necesitan ser desechadas por los pulmones, los riñones y el hígado con lo que les evitamos que tengan que filtrarlas ellos. Tales baños suponen una diálisis percutánea, una especie de pulmones, riñones e hígado artificiales de alto rendimiento y bajo costo.

Los baños de sal son especial mente recomendables para paliar las siguientes dolencias y afecciones:

 -Enfermedades de la piel

– Reumatismo e inflamación de articulaciones

– Estados pos-operatorios

– Enfermedades ginecológicas

– Enfermedades cancerígenas

El tiempo que dura esta hidroterapia oscila entre los 10 y los 30 minutos. En general no conviene estar más de 15 minutos porque el agua comienza a enfriarse y la diferencia de potencial osmótico a igualarse, de tal manera que la piel puede comenzar a absorber el agua de la bañera, con toda la sal y toxinas eliminadas.

En Medicina Bioregenerativa aconsejamos a todos nuestros pacientes estos baños, pero hacemos especial hincapié en pacientes con cáncer y en aquellos que acuden a diálisis, ya que con estos baños al salir  la sal fuera del núcleo de las células éstas se alcalinizan, induciendo el suicidio de las células tumorales las cuales viven en un medio acidificado.  De esta forma dejamos a nuestro organismo dedicado a eliminar a las células tumorales, y además alcalinizamos induciendo un medio hostil para las células tumorales.

 

 

 

 

 

 

 

Dr. Fernando Ruger Viarengo

Dr. Fernando Ruger Viarengo

Médico especialista en cuidados intensivos, con más de 17años dedicado al ejercicio de la medicina, y doctorado en medicina biológica regenerativa funcional y nutrigenetica en dedicado al ámbito asistencial de esta especialidad, investigación en microbiota y divulgación científica desde el 2012.

Leave a Reply

Abrir chat
Estamos para ayudarte