Calle Castalla, 4, 03440 Ibi, Alicante, España

Evolución epidémica de la biología evolutiva

El modelo SIR es uno de los modelos epidemiológicos más simples capaces de capturar muchas de las características típicas de los brotes epidémicos. El nombre del modelo proviene de las iniciales S (población susceptible), I (población infectada) y R (población recuperada). El modelo relaciona las variaciones de las tres poblaciones (Susceptible, Infectada y Recuperada) a través de la tasa de infección y el período infeccioso promedio

  • Población susceptible (S), individuos sin inmunidad al agente infeccioso, y que por tanto puede ser infectada si es expuesta al agente infeccioso.
  • Población infectada (I), individuos que están infectados en un momento dado y pueden transmitir la infección a individuos de la población susceptible con la que entran en contacto.
  • Población recuperada y fallecidos (R), individuos que son inmunes a la infección (o fallecidos), y consecuentemente no afectan a la transmisión cuando entran en contacto con otros individuos

 

El objetivo natural de la evolución biológica de las epidemias es llegar a bajar el R o ratio  de contagio  a menos de 1 momento en el cual se cataloga de epidemia a endemia es decir a una infección característica de una región con una caída abrupta de la tasa de contagio y de  la virulencia del agente patógeno en cuestión (no confundir el R de ratio al R de recuperados ).

Es por ello que la evolución natural de la actual pandemia , e incluso estás mal llamadas nuevas cepas , que no son más que mutaciones normales de todos los virus ante el acorralamiento terapéutico, hacen que en general aumenten su contdgiosidad con intención de bajar los individuos S y baja habitualmente la virulencia aumentando los individuos R con lo que se apunta naturalmente o a través de la inmunización a la abrupta caída de la acción infecciosa del patógeno sobre la comunidad incluso la extinción del mismo.

Ahora bien, es muy importante saber que los individuos S podemos bajarlos o bien por la inmunidad artificial (vacunas) o con el crecimiento de los individuos del grupo R (recuperados e inmunes) y una parte de los individuos N (Ttota de la población estudiada ) que no son susceptibles por ejemplo por disponer de inmunidad cruzada por infección previa con otros coronavirus como el SARS O MERS, que se estima superior a los 15 años actualmente pese a no tener anticuerpos titulables en plasma ( no todos los anticuerpos están presentes en todo momento en la postinfeccion, sería imposible esa cantidad de proteínas en nuestro plasma de todas las reacciones antigénicas que generamos desde el nacimiento hasta el momento del estudio ) sin que esto signifique que no disponemos de memoria antigénica y una respuesta inmune adaptativa rápida y eficiente.Pero es verdad que los individuos  N no Se  también incluye a una población en la que el patógeno puede ingresar al organismo sin generar infección es decir ser neutralizados insitu por el sistema inmunitario innato, la potencia de este sí podemos modular la desde el exterior a través del apoyo  de efectores farmacológicos que apoyan el sistema inmune o que disminuyen la inmunosenecencia normal de la edad , y aquí es donde debemos reflexionar dada la batalla a la que nos enfrentaremos en un tiempo no muy lejano con la gran multiresistencia a microorganismos que estamos viviendo ya actualmente y que no quedará otra posibilidad que el actuar en una ” GUERRA INVERSA” que así llamo a la forma terapéutica contraria a la que desde hace años la ciencia hemos ido destrozando y en forma iatrogenica hemos generado estás existencia de SUPERMICROORGANISMOS con la prescripción desmesurada de antibióticos , incumplimiento de esquemas completos , entre otros

ESCRIBENOS