UMEBIR. Unidad de Medicina Bioregenerativa

 

La fibromialgia es un síndrome  asociado con dolor crónico generalizado, fatiga, alteraciones del sueño y cambios de estados de ánimo. Se caracteriza por el dolor crónico generalizado durante más de tres meses. Normalmente el paciente localiza este dolor en el aparato locomotor. Esta patología puede manifestarse a cualquier edad.  No obstante, la edad promedio en la que se empiezan a manifestar los síntomas es entre los 30 y 50 años de edad.

 Padecer fibromialgia no representa un riesgo para la vida del paciente y no ocasiona daño muscular ni articular. Su padecimiento se atribuye a una función anormal del sistema nervioso central, originando una “amplificación” de las señales normales de dolor. Por ello,  los estímulos que no causarían dolor en la mayoría de las personas, provocan dolor en las que sufren fibromialgia.

Dolor en los puntos sensibles

El dolor músculo esquelético generalizado constituye el síntoma más característico de la fibromialgia. Por lo general, se presenta en varios lugares alrededor del cuerpo, aunque podría iniciar en una región y después aparecer en otras áreas al cabo de un cierto tiempo.

El dolor producido por la fibromialgia ha sido descrito en una gran variedad de formas, tales como ardor, rigidez, así como dolor fuerte y permanente. A menudo, el dolor varía según diversos factores como la hora del día, el nivel de actividad, el clima, los patrones de sueño y la tensión. Muchas personas con fibromialgia afirman que siempre sienten algo de dolor, aunque su presencia puede ser intermitente.

Las áreas llamadas “puntos sensibles” pueden ser especialmente dolorosas cuando se ejerce presión sobre ellas. Los puntos sensibles comunes son la parte posterior de la cabeza, los codos, los hombros, las rodillas, las articulaciones de la cadera, y alrededor del cuello.

Aunque los puntos sensibles que se ilustran son los más comunes, muchas otras áreas musculares y de los tejidos blandos pueden también generar dolor. Numerosas personas, a menudo, no están conscientes de la presencia de esta anomalía hasta que el doctor realiza una evaluación de los puntos sensibles.

Según investigaciones, hay evidencia de que en personas con este síndrome, el sistema nervioso central se encuentra incapacitado para inhibir el dolor.

Los estudios de imagen cerebral han confirmado que cuando los pacientes con fibromialgia reciben cantidades pequeñas de presión o de calor, experimentan mucho más dolor, como si lo que controlase “el volumen” estuviera puesto muy alto en el procesamiento del dolor.

Otros problemas 

La mayoría de las personas con fibromialgia presentan fatiga, menor resistencia a actividades que impliquen esfuerzo y la clase de cansancio que se siente cuando se tiene gripe o cuando no se puede dormir. Em algunos casos, el cansancio es un problema mucho más grave que el mismo dolor. 

Otro de sus síntomas o problemas que conlleva la fibromialgia es el insomnio. Las investigaciones han demostrado que la interrupción de una de las fases del sueño, denominada “sueño profundo” altera ciertas funciones cruciales del cuerpo humano, como la producción de las hormonas necesarias para restaurar el tejido muscular, y los niveles de sustancias que controlan la manera en la que una persona percibe el dolor. Está claro que los problemas del sueño pueden empeorar los síntomas de la fibromialgia y el mejoramiento de éste es una parte integral para controlarla.

La fatiga y demás síntomas que presentan los individuos con fibromialgia podría parecerse a otro padecimiento llamado Síndrome de Fatiga Crónica , y debido a esto, muchas personas con fibromialgia también cumplen con el criterio para esta condición. Otros síntomas que coinciden son los de las personas con trastornos somáticos o sensibilidad química múltiple.

Igualmente, los dolores de cabeza, especialmente aquellos causados por la tensión y las migrañas, son comunes en quienes tienen fibromialgia
. La fibromialgia se asocia con dolor en los músculos de la mandíbula y de la cara, padecimiento de la articulación denominado temporomaxilar o síndrome TMJ, o dolor miofascial (músculo esquelético) en una sola parte del cuerpo. En estos casos, la fibromialgia puede considerse como regional, localizada o incompleta. 

Usualmente, una persona es diagnosticada con fibromialgia si tiene un historial clínico de dolor que se irradia en tres partes diferentes del cuerpo y que ha durado, por lo menos, tres meses. El tener estos síntomas, además de fatiga, insomnio, cefaleas, ansiedad o síntomas asociados con otros síndromes, tales como los del colon irritable o el de las piernas inquietas, puede orientar hacia el diagnóstico correcto.

Tratamiento

En nuestro Instituto de Medicina BioRegenerativa contamos con los métodos de diagnóstico más innovadores que permitirán descartar el padecimiento de este síndrome, entre otros. Asimismo, le ofrecemos el tratamiento más indicado para combatir los síntomas:

Cámaras de Oxigeno Hiperbárico

Este tratamiento requiere que el paciente respire oxígeno al 100% sobre un periodo de tiempo bajo presión.  El paciente recibe el tratamiento mientras se encuentra en un medio ambiente presurizado, una cámara de oxígeno hiperbárico.

Un nuevo estudio publicado por investigadores de la Universidad de Tel Aviv encontró que mujeres con fibromialgia fueron capaces de reducir drásticamente o incluso eliminar, el uso de medicamentos para el dolor después del tratamiento con oxígeno hiperbárico.

El estudio fue dirigido por el fallecido Profesor Eshel Ben-Jacob, de la Escuela de Física y Astronomía de la UTA y el Doctor Shai Efrati de la Escuela de Neurociencia de la UTA y Assaf Harofeh Medical Center, junto con el Profesor Dan Buskila del Centro Médico Soroka, y fue realizado por un equipo de científicos de la UTA, la Universidad de Rice, Assaf Harofeh Medical Center, la Universidad Ben-Gurion, y Tel Aviv Sourasky Medical Center.

El ensayo clínico, que expone a los participantes a dos meses de la terapia de oxígeno hiperbárica, dió como resultados cambios significativos en la actividad cerebral y reducción de los síntomas del 70 por ciento de los participantes.El éxito del tratamiento permitió a los pacientes reducir drásticamente o eliminar el uso de medicamentos para el dolor.

“Según el Doctor Efrati, la ingesta de los medicamentos alivia el dolor, pero no revierte la condición. Pero, con los tratamientos de oxígeno hiperbárico se pudo revertir la condición”.

Los tratamientos de oxígeno hiperbárico están diseñados para hacer frente a la causa real de la fibromialgia que es la patología del cerebro responsable del síndrome. La reparación del cerebro, incluyendo la regeneración neuronal, es posible incluso para enfermedades crónicas y debe ser tenida en cuenta para todo el desarrollo futuro de tratamientos.


Dr. Fernando Ruger Viarengo

Dr. Fernando Ruger Viarengo

Médico especialista en cuidados intensivos, con más de 17años dedicado al ejercicio de la medicina, y doctorado en medicina biológica regenerativa funcional y nutrigenetica en dedicado al ámbito asistencial de esta especialidad, investigación en microbiota y divulgación científica desde el 2012.

Leave a Reply

Llamar ahora

Abrir chat
Estamos para ayudarte