UMEBIR. Unidad de Medicina Bioregenerativa

BUTÍRICO, ENERGÍA y OXIGENACIÓN CELULAR
El butirato es absorbido por las células epiteliales y, por oxidación, facilita una fuente de ATP que es la principal fuente de energía para la mayoría de las funciones celulares.
Esta energía es utilizada por la bomba sodio-potasio, que es la encargada de mantener el balance osmótico en el intestino permitiendo, por ejemplo, la absorción de agua en el intestino reduciendo así las humedad de las heces.
El proceso de la producción de ATP a partir del butirato consume oxígeno y produce CO2.

La pérdida de oxígeno hace que el epitelio intestinal se convierta en un entorno hipóxico (bajo en oxígeno), por lo que la luz intestinal se vuelve más anaeróbica, lo que favorece a las bacterias anaerobias como son los Clostridium saprofitas que tienen un importante papel en la producción de butirato endógeno.

De esta manera se cierra un ciclo virtuoso que facilita el asentamiento de flora intestinal sana.

Uaumento de oxígeno en la luz intestinafavorececrecimientdlabacteriaaerobiascomSalmonella y otropatógenoquaproliferaaumentaeriesgdenfermedad, excrecaambiente y transmisn a otroanimalesColos tratamientoantibióticosucedalgparecido, ya qutambiédestruyeloClostridium.

El resultadeuna situacqufavoreclproliferacn y excrecdenteropatógenoaerobiocomS. typhimurium.

Lofactoredvirulencibacterianosomolécula(AdesinaLPSFimbriaqufavorecelcapacidainfectiva dlabacteriascomlcolonizac(ej. fijaccelular) y levasdladefensainmunitariadehospedador.

El butirato ha demostrado un efecto limitante sobre estos factores y por tanto reducir la capacidad infectiva de bacterias enteropatógenas como Salmonella.

Lposibilidadsuplementaloniveleendógenodbutiratpuedseunmanerde resistir o limitalos efectoduninfeccentéricpoSalmonellaSfavorece a labacteriapositivaa  eusdpro y prebióticos o esuministrdirectdSCFmedianteusdácidoprotegidos o esterificados.

Butirato e inmunidad

El butiratpuedfavorecelsalufrente a lodesafíobacterianos y restableceeequilibridlmicrobiotcuandestalteradpoeusdantibióticosPerlos efectosdel butírico sobre el sisteminmune son n s llamativos

UMEBIR. Unidad de Medicina BioregenerativaAcción del butirato sobre el sistemdigestivo como mayor órgano inmunitario de todo elorganismo.

» LoSCFnsóljuegaupapeimportantelhomeostasiintestinaltambién tieneupapefundamentadrelación entre la microbiota la inmunidad dehospedador.

» LoSCFintervieneemuchoprocesocelularescomla expresgenétic(procesoque determina qué parte dlinformacgenéticcodificadelogeneeutilizada) o lapoptosis. celula(procesdmuertcelular).

Las tributirinas son ácido butírico esterificado con glicerol, loenlaces covalentes que unenambas moculas resisten a los procesos dfabricacn del pienso y la digestn gástrica.Solo se rompen por la accde la lipasa pancreática, liberando el ácido butírico en elintestino.

La suplementación con tributirina ha demostrado incrementar lapoblaciones deClostridium y reestablecer la hipoxia epitelial necesaria para limitar el desarrollo bacteriasaerobias como Salmonella.La inmunidad innata incluybarreras físicacomson lacélulade epitelio intestinal, lacélulacentinela -macrófagos– y lomensajeroquímicos.

Acción del butirato sobre el respuestas inmunes innatas y adaptativas

El sistema inmune se construye a partir de respuestas innatas, aquellas con las que el animal nace, y adaptativas, aquellas que se adquieren después del nacimiento:

» Las respuestas innatas actúan rápidamente y de forma no específica, por ejemplo frente a microorganismos en general.

» La inmunidad adaptativa o adquirida depende de la activación del sistema inmunitario innato e incluye respuestas específicas como la formación de anticuerpos frente microorganismos específicos.

El butirato ha demostrado aumentar la proliferación de las células epiteliales normales en el intestino e inhibir el crecimiento de las células anormales. Este es un importante mecanismo innato de defensa.

UMEBIR. Unidad de Medicina BioregenerativaEl butirato favorece el cambio hacia un metabolismo energético más aerobio en células anormales, lo que inhibe las HDACs (histona deacetilasas) con el resultado de suprimir el crecimiento celular*

En un sistema gastrointestinal sano, el butirato incrementa la proliferación de células epiteliales en las criptas y la apoptosis en los extremos de los villi, contribuyendo a una normal regeneración epitelial del intestino.

El butirato también incrementa la expresión genética de algunos péptidos de defensa antimicrobianos, por lo que juega también un papel en el control de algunas infecciones entéricas.

También se conocen efectos del ácido butírico sobre las células dendríticas, macrófagos y linfocitos T. Las células dendríticas y macrófagos actúan fagocitando organismos invasores e identificando antígenos que presentan a los linfocitos T. Éstos pueden distinguir la forma de destruir los antígenos identificados. Los SCFA intervienen modulando la activación de los linfocitos T y el tipo de respuesta que desencadenan.

Los neutrófilos son unos de los primeros en responder a agresiones bacterianas, enviando mensajeros químicos (Citoquinas) que activan otras células del sistema inmune. Los SCFA juegan también un papel aquí, modulando la actividad y supervivencia de los neutrófilos y las producción de citoquinas.

 

MI REFLEXION

CADA VEZ MAL LIGTH CADA VEZ MAS O% PERO CADA VEZ MAS INFARTOS DIABETES Y MUERTES EVITABLES

Es una realidad que en el ultimo tiempo se han demonizado las grasas saturadas como las responsables del as muertes por razones cardiovasculares, sin darnos cuenta que los sitios que mas grasas saturadas consumen como los esquimales y los  masai cuya dieta se compone por un 80% de grasas saturadas no registran caso de eventos cardiovasculares ni de cáncer

Sin embargo lo que ha ido aumentando conjuntamente con este tipo de patologías junto al cáncer es el consumo creciente de hidratos de carbono especialmente los refinados y simples

Lo riguroso de los estudios que hablan sobre las grasas no tienen una rigurosidad adecuada ya que no distinguen entre hidrogenadas y no hidrogenadas, por lo que  entran tanto las grasas malas y las buenas como causantes de los problemas cardiovasculares

Estos estudios son en general pagados y financiados por las azucareras que han logrado desplazar el consumo de grasas saludables por  el consumo de azúcar cereales y pasta, siendo la base de la pirámide de la OMS que cada vez mata más gente y se contrapone con la epidemia de obesidad que declara la propia OMS acuñando el término de DIABESIDAD demostrando los intereses creados en la industria alimentaria

Cumplen una función fundamental en nuestro organismo como la estabilización y flexibilización de las  membranas celulares, la formación de mielina, la absorción de las vitaminas liposolubles ADEK entre otras

El gran problema de las enfermedades cardiovasculares es el AZÚCAR que  glicosila las proteínas del endotelio generando microroturas del endotelio que las VLDL es decir las proteínas transportadoras de muy baja densidad acuden para la reparacion generando su acumulacion y estensis del vaso, pero el principio se da en una alteración producida  por el azúcar y no por la grasa coincidiendo el aumento de estas patologías con el aumento de azúcares en nuestra dieta y el descenso de las consumo de grasas

Quien se equivoca la naturalez  que diseña la leche materna con grasas saturadas como caprilico caprico y laurico generando inmunidad y bienestar o las azucareras que diseñan los refrescos cola para generarnos adicción y vender en un mercado cautivo

DR FERNANDO RUGER VIARENGO

Y NO SOLO LO PLANTEO YO …..

Azúcar y enfermedades cardiovasculares

Sugar and cardiovascular disease

Luis Gómez Morales1, Luis Matías Beltrán Romero2 y Juan García Puig3

1Médico Residente. Servicio de Medicina Interna. Unidad Hipertensión Arterial y lípidos. Hospital Universitario Virgen del Rocío.
2Médico Adjunto. Unidad Metabólico-Vascular. Servicio de Medicina Interna. Hospital Universitario La Paz. IdiPAZ. Madrid.
3Catedrático de Medicina Interna. Jefe Clínico de la Unidad Metabólico-Vascular. Servicio de Medicina Intensiva. Hospital Universitario La Paz. IdiPAZ. Madrid. España
.

Introducción

El término azúcar o azúcares” suele emplearse para designar los diferentes monosacáridos y/o disacáridos que se caracterizan por tener un sabor dulce, aunque por extensión, se utiliza para hacer referencia a la práctica totalidad de los hidratos de carbono. El 70% del azúcar del mundo se produce a partir de la caña de azúcar y el resto de la remolacha. Sabemos de la existencia de la caña de azúcar por un almirante de Alejandro Magno (356-323 a.C.) llamado Nearco que la menciona en una expedición a la India. De la época de los romanos datan referencias sobre el azúcar elaborado; por ejemplo, en las crónicas del asalto al palacio del rey de Persia en el año 627 d.C por las tropas del emperador Flavio Heraclio Augusto (575-641 d.C). El azúcar formó parte del botín, junto con sedas y especias de diversos tipos. Hoy en día el azúcar es consumido por gran parte de la población y es enormemente apreciado por su cualidad de hacer más apetecibles los alimentos1.

Durante las últimas décadas, las propiedades fisiológicas de los hidratos de carbono y de los azúcares no han atraído excesivo interés por parte de la comunidad científica, más pendiente de las grasas saturadas, que hasta hace poco tiempo dominaban el horizonte nutricional. En estos últimos años, sin embargo, los investigadores se han centrado en las propiedades de los azúcares, y en particular en la fructosa. Este monosacárido forma parte (junto con la glucosa) de la sacarosa, disacárido conocido más comúnmente como “azúcar de mesa”. La sacarosa (fructosa y glucosa) es añadido a una gran variedad de alimentos elaborados (yogur, cereales, salsas, pasteles, bizcochos) y bebidas (té, café, refrescos)2.

En este capítulo analizamos la relación entre el azúcar (glucosa + fructosa) y las enfermedades cardiovasculares, para responder a la siguiente pregunta: ¿la ingesta de azúcar, en cuantía abundante, se asocia un mayor riesgo de padecer enfermedad cardiovascular?

 

Estado actual del problema

Las enfermedades cardiovasculares constituyen la principal causa de muerte en la población española. En nuestro país la prevalencia de los principales factores de riesgo cardiovascular es elevada3-4. En el estudio ERICE5(agregación de ocho estudios epidemiológicos transversales, realizados en España entre 1992 y 2001) los factores de riesgo cardiovascular más frecuentes fueron la hipercolesterolemia (46,7%), hipertensión arterial (37,6%), tabaquismo (32,2%), obesidad (22,8%) y diabetes mellitus (6,2%). Esta prevalencia de diabetes mellitus contrasta con la obtenido por el Grupo MAPA-Madrid en la Comunidad de Madrid (10,6%)4 y con el dato más reciente de Soriguer et al6 en España (13,8%; IC 95%, 12,8% a 14,7%), de los cuales la mitad desconocían sufrir diabetes (6,0% [IC 95%, 5,4% a 6,7%].

Los habitantes de los países desarrollados consumimos ahora más calorías que antaño. La obesidad, definida como un exceso de grasa corporal, es el resultado de un balance positivo de energía, y es la forma más frecuente de malnutrición. El consumo de calorías ha aumentado un promedio de 150 a 300 calorías por día. Casi un 50% de este incremento proviene de calorías líquidas, en particular, de bebidas azucaradas, elaboradas en su mayor parte con fructosa. Se considera que el consumo de fructosa contribuye a la mayor tasa de obesidad de los países industrializados, al existir una relación temporal, paralela y directa entre su consumo y el incremento de la obesidad. En algunos grupos de población de Estados Unidos, la ingesta de estas bebidas supone el 15% de las calorías diarias recomendadas.

Por otro lado, el azúcar es un ingrediente esencial de nuestro día a día. Supone un rápido e importante aporte energético. Forma parte de la hidratación oral, tan relevante en los deportistas. Puede ayudar a las personas mayores y a enfermos con falta de apetito a consumir alimentos nutricionalmente muy deseables. El azúcar y la sal son los dos grandes conservantes naturales, de hecho, durante siglos y hasta el advenimiento del frío industrial, no hubo otros conservantes1. Además, un aspecto de gran importancia, relacionado con la faceta lúdica o afectiva es el placer que proporciona. No concebimos una fiesta sin pastel, una Navidad sin turrones ni una boda sin tarta.

Sin embargo, parece necesario reflexionar sobre las proporciones epidémicas que está alcanzando la obesidad, con el objetivo de establecer las estrategias terapéuticas más oportunas y en este contexto, analizar el papel de ciertos alimentos, como es el caso de las bebidas azucaradas, así como la evidencia disponible para, a partir de ello, ofrecer mensajes poblacionales de moderación/restricción de su consumo.

Por tanto, la ingesta de azúcar, por encima de las cantidades recomendadas (OMS: l0% del valor calórico total de la dieta en forma de azúcares), se asocia un mayor riesgo de padecer enfermedad cardiovascular

Referencias

1. https://www.historiacocina.com/es/historia-del-azucar. (Consultado en 30 de Octubre de 2012).         [ Links ]

2. Thornley S, Tayler R, Sikaris K. Sugar restriction: the evidence for a drug-free intervention to reduce cardiovascular disease risk. Intern Med J 2012; 42 (Suppl. 5): 46-58.         [ Links ]

3. Castell MV , Martínez MÁ, Sanz J , García Puig J. Prevalencia, conocimiento y control de la hipertensión arterial en la población española. El estudio MADRIC. Med Clin 2010; 135: 671-2.         [ Links ]

4. Rosado Martín J, Martínez López MA, Mantilla Morato T, Dujovne Kohan I, Palau Cuevas FJ, Torres Jiménez R, García Puig J, en representación del grupo MAPA-Madrid. Prevalencía de diabetes en una población adulta de Madrid (España). Gaceta Sanit 2011; 26: 243-50.         [ Links ]

5. Gabriel R, Alonso M, Segura A, Tormo MJ, Artiago LM, Banegas JR, et al. Prevalencia, distribución y variabilidad geográfica de los principales factores de riesgo cardiovascular en España. Análisis agrupado de datos individuales de estudios epidemiológicos poblacionales: estudio ERICE. Rev Esp Cardiol 2008; 61: 1030-40.         [ Links ]

6. Soriguer F, Goday A, Bosch-Comsas A, Bordiú E, Calle Pascual A, Carmena R, et al. Prevalence of diabetes mellitus and impaired glucose regulation in Spain: the Di@bet.es study. Diabeteología 2012; 55: 88-93.         [ Links ]

7. Torres Jiménez R, García Puig J. Disfunción endotelial e hiperuricemia: papel de la enzima Xantina oxidasa. Rev Clin Esp 2002; 202: 549-51.         [ Links ]

8. Qibin Q, Audrey Y, Kang J, Jense MK, Curhan GC and Pasquale LR. Sugar-sweetened beverages and genetic risk of obesity. N Engl J Med 2012; 367: 1387-96.         [ Links ]

9. Ruyter J, Olthof MR, Seidell JC and Katan MB. A trial of sugar-free or sugar-sweetened beverages and body weight in children. N Engl J Med 2012; 367: 1397-406.         [ Links ]

10. beling CB, Feldman H and Chomitz VR. A Randomized trial of sugar-sweetened beverages and adolescent body weight. N Engl J Med 2012; 367: 1407-16.         [ Links ]

11. Grundt JH, Nakling J, Eide GE, Markestad T. Possible relation between maternal consumption of added sugar and sugar-sweetened beverages and birth weight – time trends in a population. BMC Public Health 2012; 12: 901.         [ Links ]

12. Fortuna JL. The obesity epidemic and food addiction: clinical similarities to drug dependence. J Psychoactive Drugs 2012; 44: 56-63.         [ Links ]

13. Saris WH, Astrup A, Prentice AM, Zunft HJ, Formiguera X, Verboeket-van de Venne WP, et al. Randomized controlled trial of changes in dietary carbohydrate/fat ratio and simple vs. complex carbohydrates on body weight and blood lipids: the CARMEN study. The Carbohydrate Ratio Management in European National diets. J Obes Relat Metab Disord 2000; 24: 1310-8.         [ Links ]

14. Barclay AW, Brand-Miller J. The Australian paradox: a substantial decline in sugars intake over the same timeframe that overweight and obesity have increased. Nutrients 2011; 3: 491-504.         [ Links ]

15. Bell CG, Walley AJ, Froguel P. The genetics of human obesity. Nature Reviews Genetics 2005; 6: 221-34.         [ Links ]

 

Dr. Fernando Ruger Viarengo

Dr. Fernando Ruger Viarengo

Médico especialista en cuidados intensivos, con más de 17años dedicado al ejercicio de la medicina, y doctorado en medicina biológica regenerativa funcional y nutrigenetica en dedicado al ámbito asistencial de esta especialidad, investigación en microbiota y divulgación científica desde el 2012.

Leave a Reply

Llamar ahora

Abrir chat
Estamos para ayudarte