UMEBIR. Unidad de Medicina Bioregenerativa

 

Se define como el tratamiento que restablece la salud mediante la corrección bioquímica patológica de toda enfermedad, a través del ajuste de la dieta y de la suplementación de nutrientes, adaptado a las necesidades de cada paciente.

Trabaja a partir de la suplementación oral de nutrientes naturales existentes de forma original en nuestro organismo, como: vitaminas, minerales, oligoelementos, enzimas, ácidos grasos, aminoácidos.

 La Suplementación Ortomolecular utiliza suplementos dietéticos que intervienen en el organismo a nivel celular y modifican el estado de salud.

Múltiples estudios relacionan el déficit o exceso de determinadas sustancias con alteraciones concretas de la salud o con enfermedades cancerosas ya establecidas. No todas las vitaminas, oligoelementos, ácidos grasos y aminoácidos están indicados en todos los casos, incluso algunos están contraindicados en determinados tumores o pueden interaccionar negativamente con algunos de los tratamientos convencionales. Por ello es preciso acudir a un profesional sanitario adecuadamente formado en la materia para emplear la terapia de la Suplementación Ortomolecular correctamente.

El desequilibrio molecular o bioquímico en el ambiente celular es el causante de una sintomatología de anormalidad funcional, es el inicio de la enfermedad y hay que corregirlo mediante los suplementos nutricionales adecuados.

Ortomolecular proviene del griego “orthós” que significa correcto, y la palabra molecular  hace referencia a las mismas. Por ello, la nutrición o Suplementación Ortomolecular utiliza distintas concentraciones de sustancias naturalmente presentes en el organismo: nutrientes como vitaminas, minerales, enzimas, aminoácidos, para intervenir en la bioquímica del organismo con la finalidad de restaurar la salud y tratar enfermedades.

Es importante acotar el porqué no solo se recurre a la dieta sana y balanceada. Diversos factores derivados del desarrollo industrial implican una reducción de nutrientes de calidad en los alimentos y, por lo tanto, se requieren una suplementación adicional de los mismos.

 Agotamiento del suelo. Estudios señalan el empobrecimiento de minerales en la tierra desde los años 60.
Procesos industriales. La conservación, el transporte, el almacenamiento, la congelación, el refinamiento, los transgenicos, los aditivos y los tipos de cocción reducen considerablemente la calidad de los alimentos y por tanto su capacidad de nutrición.
Tóxicos en el ambiente. La gran exposición que tenemos actualmente a todo tipo de tóxicos en el hogar y en las calles hacen necesario un aporte extra de elementos antioxidantes que reduzcan su impacto y ayuden al organismo a combatir la oxidación y los radicales libres.
El estrés. Este padecimiento moderno también contribuye notablemente a la oxidación y requiere un aporte de ciertos nutrientes más elevado.
Se han establecido cantidades diarias recomendadas de nutrientes que, desde la perspectiva de la nutrición ortomolecular son absolutamente banales. Cada persona es un mundo y sus circunstancias personales pueden variar considerablemente, por lo que sus necesidades nutricionales también.

En nuestra Unidad de Medicina Bioregenerativa mantenemos el planteamiento de que existen suficientes referencias científicas que revelan que el nivel idóneo de nutrientes para mantener la salud y prevenir o tratar las patologías es más elevado que las cantidades diarias recomendadas tradicionalmente por la medicina. Estas cantidades hacen referencia exclusivamente a cubrir las necesidades mínimas para no caer en la deficiencia, pero no nos hablan de dosis óptimas y personalizadas para cada individuo. Por ejemplo, la cantidad diaria recomendada de vitamina E es de 10mg, cuando existen investigaciones que revelan que son necesarios cerca de los 70mg para ofrecer protección cardiovascular. Por otra parte, existen sustancias como distintos minerales y oligoelementos presentes en el organismo y para los cuales todavía no existen cantidades recomendadas porque no son tomados en cuenta.

 Un tratamiento para conservar la salud, evitar en envejecimiento prematuro o tratar una patología, requiere niveles óptimos que deben ser cubiertos a través de la dieta y de suplementación con dosis terapéuticas. Dosis mínimas que solo cubren las necesidades esenciales pueden conducir a una deficiencia que, tarde o temprano, se traducirá en una enfermedad.

Según nuestro criterio, y puesto que la Suplementación Ortomolecular o nutrición celular activa no conlleva riesgos  (no existen datos suficientemente concluyentes sobre contraindicaciones o efectos negativos, más aun realizada de la mano de especialistas), esta terapia resulta una opción muy positiva. Desde la perspectiva de la medicina alternativa, basada en la obtención y conservación de la salud a través de lo natural, buscar la recuperación de nuestro cuerpo a través de elementos que ya están presentes en el organismo en contraposición a fármacos químicos que son ajenos a él ya nos plantea el hecho de ser la mejor opción.

Este tratamiento junto con otros métodos aplicados tanto para el diagnóstico como para la sanación los podrá encontrar en nuestra Unidad de Medicina Bioregenerativa.  Ponemos a su disposición un nuevo concepto en medicina, la más moderna concepción y equilibrio entre salud corporal y salud psicoemocional.

 

 

 

Dr. Fernando Ruger Viarengo

Dr. Fernando Ruger Viarengo

Médico especialista en cuidados intensivos, con más de 17años dedicado al ejercicio de la medicina, y doctorado en medicina biológica regenerativa funcional y nutrigenetica en dedicado al ámbito asistencial de esta especialidad, investigación en microbiota y divulgación científica desde el 2012.

Leave a Reply

Llamar ahora

Abrir chat
Estamos para ayudarte