Calle Castalla, 4, 03440 Ibi, Alicante, España

Alteración del eje HPA Hipotálamo-Pituitaria-Adrenales

TRASTORNOS DEL SISTEMA OSTEO-MÚSCULO-ESQUELÉTICO

Alteración del eje HPA Hipotálamo-Pituitaria- Adrenales

Qué causa la Fibromialgia y la Fatiga Crónica?

Nosotros consideramos que la Fibromialgia y la Fatiga Crónica son
actualmente diferentes enfermedades con el mismo problema de base:
cambios neurológicos y hormonales, y no problemas psicológicos. Un
área del cerebro llamada Hipotálamo se hiperactiva provocando un
efecto en cadena hacia la Glándula Pituitaria y las Glándulas
Suprarrenales, las cuales estimularan el sistema nervioso,
inmunitario, digestivo, circulatorio y músculo-esquelético. Nosotros
lo llamamos “alteración del eje HPA- Hipotálamo-Pituitaria- Adrenales.

Esta respuesta pone todo el organismo en un estado de alerta, que
conduce el sistema hacia un agotamiento general, y a consecuencia se
produce la enfermedad.

En este punto es necesario aclarar que la alteración del eje HPA es
una seria enfermedad física creada en el Sistema Nervioso Central y,
ciertamente, no es una problema psicológico. Sus síntomas son creados
automáticamente mediante reacciones neuroquímicas reflejas que llevan
a la hiperactividad del eje HPA.

Ataques Cardiacos

Cada vez hay más productos bajos en grasa ligth o dietéticos, pero más pacientes obesos con colesterol alto que se infartan y mueren de ataques cardiacos

Aumento de pacientes con diabetes

DESDE LA MEDICINA CLASICA, ALGO ESTAMOS HACIENDO MAL… Cada día existen más productos edulcorados, sin azúcar, bajos en hidratos, y cada vez hay más diabéticos

Aumento de cáncer en pacientes más pequeños

Cada vez tenemos más tecnología médica para el tratamiento médico, pero cada vez vemos más cáncer y en pacientes más pequeño

Aumento de los índices de procesos ansiosos depresivos

Cada vez hacemos cosas para ser más felices pero los índices de procesos ansiosos depresivos aumentan en forma desmedida

 

El Hipotálamo, situado en el centro del cerebro, controla
prácticamente cada órgano del cuerpo, principalmente a través del
Sistema Endocrino. En particular influencia el Sistema Nervioso
Simpático y el Sistema Inmunitario, de donde surgen muchos de los
síntomas de la Fibromialgia y la Fatiga Crónica. El Hipotálamo
mantiene el equilibrio del organismo controlando: los niveles de
energía, el ciclo del sueño, la función muscular, circulación y
presión sanguínea, temperatura, estomago y la defensa contra
infecciones.

El Hipotálamo obtiene información del entorno y en función de cómo sea
coordinará el Sistema Nervioso, los músculos, estomago, circulación y
el sistema inmunitario, juntamente con las reservas de energía del
cuerpo, para poder responder apropiadamente manteniendo el equilibrio
interno. Así podemos pasar de un estado de alerta en situaciones
difíciles, y volver al estado de reposo cuando la crisis se ha
acabado. O podemos combatir infecciones y luego recuperarnos. De
manera similar, los niveles de energía pueden aumentar para hacer
frente a actividades urgentes, y disminuir otra vez cuando nos
preparamos para el descanso y el sueño.

 

Cuando por cualquier motivo nos encontramos bajo presión en nuestro
entorno o en circunstancias difíciles, el Hipotálamo a través del
Sistema Límbico (o cerebro emocional) en primera instancia nos envía
emociones para avisarnos y guiarnos sobre que hacer y para animarnos a
solucionarlo. Si la persona esta en constante riesgo de sufrir o
herirse emocionalmente, y no hace nada al respecto porque ignora,
niega o excusa las propias emociones, el delicado balance se pierde y
conduce el organismo hacia un desequilibrio crónico (reversible).

Cuando el Hipotálamo activa la “alerta” éste secreta la hormona
Corticotrofina (CrH) la cual estimula la glándula Pituitaria, que de
rebote libera la Hormona Adrenocorticotrofic (ACtH) hacia las
glándulas Suprarrenales. Estas producen una serie de hormonas que,
inicialmente, estimulan el Sistema Nervioso Simpático, el Sistema
Inmunitario y que aumentan los niveles de energía. No obstante, bajo
constante hiperactividad del Hipotálamo la producción de hormonas
empieza a fallar y el resultado es un (reversible) “Agotamiento Adrenal”.

Los que lo sufren pueden experimentar dolor o debilidad muscular, fatiga, dolor de cabeza, ganglios inflamados, poca concentración y pérdida de memoria porque el Hipotálamo hace liberar ciertos agentes químicos que tensan los músculos, que disminuyen la atención, disminuyen la energía, y que alteran la circulación de la sangre a diferentes áreas del cerebro. Un Hipotálamo afectado deja de responder apropiadamente a la información que recibe del cuerpo. En vez, lo que hace es continuar impregnando el cuerpo con hormonas que estimulan aún más los síntomas.

Las glándulas Suprarrenales fracasan al producir Cortisol adecuadamente (el Cortisol suprime el Sistema Inmunitario) y luego el Hipotálamo asume que el organismo todavía está en mas peligro, activándolo aun mas, hasta que se hace crónico.

Si las presiones del entorno duran mucho tiempo, la Conciencia del Cuerpo crea una memoria celular de aquella amenaza y cada vez que aparecen situaciones ligadas al problema, la memoria química se activa y el Hipotálamo pone el organismo en alerta provocando síntomas cada vez más intensos.

ESCRIBENOS