umebir logo

WHATSAPP

681 92 76 35

CONTACTANOS

965 99 21 04

EMAIL

recepcion@umebir.com

Tratamiento del SIBO

En Umebir ponemos a disposición de nuestros pacientes un avanzado tratamiento SIBO con el que conseguimos combatir y mantener bajo control esta afección asociada a la malabsorción.

El sobrecrecimiento de bacterias en el intestino delgado, más conocido como SIBO (small intestine bacterial overgrowth), tal y como su propio nombre indica, está asociado al excesivo crecimiento de las bacterias del intestino delgado, pudiendo llegar a derivar una malabsorción de nutrientes e importantes carencias en los pacientes que padecen esta afección.

En los últimos años, el sobrecimiento bacteriano del intestino delgado se ha transformado en una verdadera pandemia, a causa de una serie de factores importantes que estimulan su génesis:

  • Mayor frecuencia de intervenciones quirúrgicas abdominales.
  • Cambios de hábitos alimenticios con aumento del consumo de procesados.
  • Infecciones intestinales por especies con toxinas que generan mimetismo molecular con la vinculina intestinal, produciendo la destrucción del complejo motor migrante, con la consecuente disfunción del intestino y su motilidad.
  • Uso indiscriminado de antibióticos.
  • Disminución de la inmunidad de superficie por disminución de inmunonutrientes e inmunosenesencia.
  • Consumo de aditivos colorantes conservantes que predisponen a la inflamación y a la infección.
  • Tratamientos antiácidos.
  • Insuficiencia enzimática.

Por suerte, el SIBO se cura y en Umebir contamos con un innovador y eficaz tratamiento para el SIBO con el que reduciremos el riesgo de sufrir cualquiera de las complicaciones asociadas a esta afección.

¿Tiene alguna pregunta?

Nuestro tratamiento contra el SIBO

Antes de centrarnos en el tratamiento del SIBO, es importante tener claro que el sobrecrecimiento bacteriano puede deberse a la proliferación de bacterias que en su fermentación generan hidrógeno, metano, sulfuro de hidrógeno o una combinación de todos ellos, e incluso, en algunos casos, un sobrecrecimiento que en su fermentación genere gases distintos a los anteriores que a día de hoy podemos medir en aliento. Uno de ellos es el sulfuro, que actualmente, cuenta con muy pocas garantías técnicas y una fiabilidad muy reducida.

Naturalmente, la cantidad de bacterias en el intestino aumenta desde la parte alta, hacia la parte baja, siendo normalmente más bajas en el intestino delgado que en el intestino grueso. En los cuadros de sobrecrecimientos, la mayoría se dan por el aumento de la cantidad de bacterias en el intestino delgado, mucho mayor a las que deberían estar en esta ubicación.

Aunque, la realidad es que también hay casos en los que la cantidad de bacterias no es el problema, sino que el problema está en hay especies que deberían estar en el colon y, por diferentes motivos, pasan al intestino delgado, generando un crecimiento en esa zona o ubicación anómala, que provocará los síntomas que veremos a continuación.

La población microbiana del intestino humano incluye unos 100 billones de bacterias de unas 500 a 1.000 especies distintas. El estómago y el duodeno albergan un reducido número de microorganismos que se adhieren a la superficie mucosa o en tránsito, típicamente menos de 103 células bacterianas por g de contenido.

Las secreciones ácidas, biliares y pancreáticas destruyen la mayor parte de microorganismos ingeridos, y la actividad motora propulsiva impide una colonización estable de la luz. El número de bacterias a lo largo del yeyuno y el íleon aumenta progresivamente, desde alrededor de 104 en el yeyuno hasta 107 unidades formadoras de colonias por g de contenido en el extremo ileal, con un predominio de aerobios Gram negativos y algunos anaerobios obligados.

En comparación, el intestino grueso está densamente poblado de anaerobios y, los recuentos de bacterias alcanzan densidades de alrededor de 1011 unidades formadoras de colonias por g de contenido luminal (concentraciones 10.000 veces mayores que en la luz ileal). En el colon el tiempo de tránsito es lento, lo que brinda a los microorganismos la oportunidad de proliferar, fermentando los sustratos disponibles derivados de la dieta o de las secreciones endógenas.

Haciendo un recuento de número de genes, nuestra microbiota intestinal codifica para aproximadamente hasta unos 3 millones de genes, mientras que los nuestros rondan alrededor de los 23.000. Así, los genes expresados por la microbiota intestinal (microbioma intestinal), superan en 150 veces los del genoma humano

El diagnostico debe realizarse con una visión funcional, debido a que habitualmente no es el único trastorno o enfermedad que se padece en el proceso, sino que por lo general, se asocian varios trastornos o enfermedades que coexisten en el tiempo en el paciente y, por ello, si solo se centra en el diagnóstico y tratamiento del SIBO, incluso haciéndolo bajo las últimas guías o directrices o protocolos adecuados, se sufre una alta frecuencia de recaídas.

¿Cómo curamos el SIBO en Umebir?

Para explicar cómo curar el SIBO, hay que analizar los diferentes síntomas que puede experimentar cada paciente, siendo estos los más comunes:

Gastrointestinales:

  • Gases.
  • Distensión.
  • Hinchazón.
  • Diarreas.
  • Estreñimiento.
  • Dolor abdominal.
  • Periodos de evacuación diarreica y estreñida alternante.
  • Náuseas y vómitos.
  • Reflujo.
  • Acidez.
  • Digestiones pesadas o difíciles.
  • Eructos.
  • Hipersensibilidad visceral e intolerancias alimentarias.

Extraintestinales:

  • Pérdidas de memoria.
  • Neblina mental.
  • Tinnitus.
  • Visión borrosa.
  • Lengua blanca.
  • Mal aliento.
  • Dolor muscular.
  • Dolor articular.
  • Caída de cabello.
  • Cefaleas, entre muchas otras.

Tras diagnosticar los síntomas, pudiendo coincidir diferentes de ellos, analizaremos detenidamente cómo curar el sobrecrecimiento bacteriano de la manera más adecuada para cada paciente. Y, seguiremos el mismo procedimiento para aplicar el tratamiento contra el LIBO, que es el nombre con el que se conoce al sobrecrecimiento de bacterias en el colon.

El mejor tratamiento contra el sobrecrecimiento bacteriano (SIBO)

El tratamiento del SIBO o cualquier otro tipo de disbiosis, consiste en un protocolo que debe incluir varios puntos necesarios para lograr las mayores tasas de éxito. Un proceso que, por lo general, no suele durar menos de 15 a 24 meses si se realiza adecuadamente.

A continuación, explicamos los pasos a seguir para curar el SIBO:

  • Equilibrar el sistema inmune.
  • Bajar la inflamación intestinal.
  • Nutrir la célula intestinal.
  • Realizar el aporte de nutrientes necesarios para la reparación y regeneración.
  • Controlar el sobrecrecimiento de forma sinérgica con antibióticos o herbáceos, con la combinación y duración correcta de las dosis, dado que si fallase, tan solo se generaría resistencia y empeoramiento del cuadro.
  • Restauración de las secuelas, permeabilidad intestinal, inflamación residual, equilibrio de la microbiota.
  • Regulación terapéutica de la microbiota para evitar recaídas.

Así mismo, en Umebir proporcionaremos a cada paciente una serie de recomendaciones en estilo de vida para favorecer el correcto tratamiento del SIBO, tanto a nivel alimenticio como físico.

Abrir chat
1
Escanea el código
Hola
¿En qué podemos ayudarte?